23 de enero del 2015

Doce pasos a seguir para prevenir el cáncer

0 Comentarios

Tomen nota de estas recomendaciones dadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

prevencion - cancer de mama

En el transcurso de nuestras vidas muchas personas han tenido un familiar o amistad que padecieron un tipo de cáncer, sin embargo muchos de estos casos pudieron haber sido prevenidos en su momento, expresó el Dr. Mauricio León Rivera, director médico del Centro Detector del Cáncer y cirujano oncólogo de la Clínica Ricardo Palma.

El especialista mencionó que según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la mitad de las muertes por cáncer se podrían evitar teniendo hábitos de vida saludables. A continuación doce pasos a seguir para prevenir el cáncer:

1. No Fumar. No consumir ningún tipo de tabaco.
Según la OMS, cada año, el consumo de tabaco provoca cerca de 6 millones de muertes y más de medio billón de dólares de daños económicos en todo el mundo. El tabaco matará hasta 1 billón de personas en este siglo si no se toman las medidas necesarias. El humo de tabaco provoca hasta 17 tipos de cáncer, entre ellos el de pulmón, esófago, boca, riñón, vejiga y estómago.

2. No permitir que fumen en su casa ni el lugar de trabajo.
El humo del tabaco no sólo afecta a la persona que fuma, sino también a quienes están a su alrededor, y es un factor de riesgo para las personas no fumadoras que están expuestas en casa o el trabajo.

3. Mantener un peso corporal saludable.
En el caso de los hombres, se relaciona la obesidad con cáncer de esófago, colon, próstata y tiroides, principalmente, mientras que en las mujeres con cáncer de endometrio, mama, tiroides, esófago y colon.

4. Realizar ejercicio físico de forma regular. Limitar el tiempo que pasas sentado a lo largo del día.
La inactividad física es también causa de los cánceres de mama y de colon. La actividad física abarca el ejercicio, pero también otras actividades que entrañan movimiento corporal y se realizan como parte de los momentos de juego, del trabajo, de las tareas domésticas y de actividades recreativas.

5. Mantener una dieta saludable.
Una dieta saludable es la cantidad y variedad de alimentos que proporcionan todas las calorías (energía) y nutrientes para satisfacer las necesidades particulares de nuestro cuerpo. Se recomienda consumir cereales integrales, verduras y frutas; limitar el consumo de alimentos altos en calorías (ricos en azúcar o grasa), las bebidas azucaradas, el consumo de carnes rojas y los alimentos con alto contenido de sal; y evitar la carne procesada como los embutidos.

6. Limitar el consumo de alcohol.
El consumo de alcohol puede causar al menos siete tipos de cáncer: de la boca, esófago, faringe y laringe, el hígado, el intestino grueso y de mama. Cuanto más alcohol se consume, mayor es el riesgo de desarrollar cáncer.

7. Evitar exposiciones exageradas al sol, especialmente los niños.
La radiación solar está clasificada en la categoría más peligrosa de cancerígenos y es la principal causante de los cánceres de piel. Se debe usar protección solar siempre que se va a estar expuesto al sol.

8. En el lugar de trabajo, protegerse contra las sustancias cancerígenas.
Hay muchas sustancias artificiales o naturales en el medio ambiente, incluso en el lugar de trabajo, algunos de los cuales tienen el potencial de causar cáncer. Muchas de estas sustancias son productos químicos. Los trabajadores deben seguir las instrucciones de salud y seguridad, para evitar el contacto con estas sustancias.

9. Averiguar la exposición potencial a la radiación de radón en el hogar.
La OMS calcula que la exposición al gas radón residencial que emana del suelo y de los materiales de construcción causa entre el 3% y el 14% de todos los casos de cáncer de pulmón, lo que la convierte en la segunda causa más importante de ese tipo de cáncer después del humo del tabaco. En caso de que fuese necesario, adoptar medidas para reducir sus niveles.

10. La lactancia materna es beneficiosa para minimizar los riesgos de padecer cáncer. El uso de la terapia hormonal aumenta el riesgo de sufrir cáncer.
Se recomienda la lactancia materna porque reduce el riesgo de cáncer de la madre y de su hijo. Además, se debe limitar e individualizar el uso de la terapia de reemplazo hormonal (TRH), pues aumenta el riesgo de ciertos tipos de cáncer.

11. Asegurar que sus hijos participen en los programas de vacunación.
La hepatitis B y C provocan muchas veces cáncer de hígado y la infección por el virus del papiloma humano, cáncer de cuello uterino. La mejor manera de prevenir el impacto de estas enfermedades pasa por respetar los programas de vacunación. Todos los recién nacidos deben vacunarse de hepatitis B, y todas las adolescentes del virus del papiloma humano. Además hay que erradicar el Helicobacter Pilory en personas que tienen síntomas con esta infección ya que está directamente relacionado al cáncer gástrico.

12. Participa en programas de detección para el cáncer de intestino (ambos sexos), mama y cuello uterino (mujeres).
La OMS insiste en que todos los ciudadanos deben participar en los programas de detección de cáncer de colon y recto y de cáncer de mama a partir de los 40 años y de cuello uterino, desde el inicio de las relaciones sexuales.

(Vía Centro Detector del Cáncer)

Categoría: